:::: MENU ::::
ANDALUCÍA CON UCRANIA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

29.3.22

  • 29.3.22
Cada 2 de abril se celebra, desde 1967, el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, conmemorando el nacimiento de un escritor que es uno de los más traducidos en el mundo y que ha formado parte de nuestra infancia a través de sus cuentos: Hans Christian Andersen.


¿Quién no ha leído o contado El Patito feo, La Sirenita, Pulgarcito o El Soldadito de plomo? Andersen escribió teatro, libros de viajes, novelas, poesía, óperas y opiniones periodísticas. Pero, sin embargo, fueron sus cuentos para niños, que a veces no eran demasiado infantiles, los que grabaron su nombre en la historia de la literatura.

Los cuentos, las historias, las leyendas, son los que han movido el mundo, transmitiendo conocimiento, valores, experiencias, vivencias, diversión, esperanzas, ilusiones, tradiciones, visiones de futuro. Desde que nos sentábamos alrededor de una hoguera hasta la actualidad, no han dejado de acompañarnos, de emocionarnos, de inspirarnos, de ilusionarnos y, sin embargo, sigue pareciendo un género menor dentro del mundo de la literatura.

Da la sensación de que escribir para niños, para jóvenes, es mucho más fácil, cuando todos sabemos que no es verdad, porque a estas edades son lectores más exigentes que los adultos. Para ellos no existen medias tintas ni segundas oportunidades o relecturas: si no les gusta lo que leen, lo abandonan. Y lo dicen sin ambages, sin la hipocresía del sí pero no.

En la actualidad, cuando pensamos que nuestros hijos leen menos que antes, la literatura infantil y juvenil vive su mejor momento editorial. En 2021 generó unos ingresos aproximados de 367,1 millones de euros, 55 millones más que el año anterior.

Sé que las cifras, cifras son y que con su naturaleza fría, relativa, interpretable y manipulable, no son sinónimo de calidad, de constancia, de eficacia para fidelizar lectores. Pero hay que reconocer que son cifras que nos devuelven la esperanza, el optimismo, la ilusión, por devolverle a los libros el lugar predominante que han tenido en el desarrollo, la evolución, el crecimiento del ser humano, a nivel individual y de la colectividad.

Pero sea cual sea la razón del aumento de estas cifras, si el marketing, el cine o los videojuegos, lo que quiero reivindicar aquí es la importancia del creador de los cuentos, del imaginador, del autor que parte desde el folio en blanco, desde el caos que le rodea, para seleccionar, diseccionar, transformar, imaginar los elementos invisibles para la mayoría; de darle vida a los personajes que nos seducen o nos crean repulsión y de ponerlos en situaciones inverosímiles, ridículas, de ensueño, que conforman las historias.

Que me perdonen los ilustradores, los editores, los músicos y todos aquellos que embellecen y adornan las historias para completarlas –algunas veces para mejorarlas– o que dan forma a los libros para venderlos. Pero sin una buena semilla, nada sería posible.

Me apena ver cómo los autores, ya no solo los de literatura infantil y juvenil, son los peor remunerados, reconocidos, dentro del mundo editorial. Es cierto que las historias, las ideas, se acumulan en los cajones, que todos tenemos una, y que en la actualidad vende más la imagen que cualquier otra cosa ¿pero alguien recuerda quién ilustró o editó los cuentos de Andersen, de los Hermanos Grimm, de Perrault o de Dickens? Probablemente, no. Lo que recordamos son sus historias, sus cuentos, sus fábulas, su imaginación, su creatividad, su pasión, su talento.

Lo que sí recordamos son los cuentos que nos contaban de pequeños, o que hemos contado a nuestros hijos, o sobrinos, en la penumbra de la habitación antes de acostarse; o bajo un naranjo, amenazado de derribo, mientras merendábamos; o a la orilla de la playa mientras buscábamos “tesoros”; o junto a la chimenea, en los días lluviosos; o en las noches de verano mirando las estrellas y buscando la constelación del delfín. En esos grandes momentos siempre hay un autor que puso sus historias a nuestro servicio, para que pudiésemos adaptarlas, para que las usásemos como quisiésemos, para embellecer nuestros recuerdos.

Ahora que la luz es un lujo, que los supermercados se vacían, que volvemos a la oscuridad de los búnkeres, que abandonamos a la gente en el desierto, es el mejor momento para refugiarse en los cuentos, de recuperar la infancia, de regalar historias en las que protegerse, a las que volver cuando todo parezca perdido.

No hace falta que compres libros, que engordes las cifras editoriales: solo cuenta los cuentos, honra a los autores y transmite, comparte, ofrece las historias que a ti te emocionaron, las que te hicieron crecer. Para eso se crearon, para ser semilla, para germinar y echar raíces en cada uno de nosotros. Para cambiar el mundo.

MOI PALMERO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - LA RINCONADA DIGITAL


UNICEF


DEPORTES - LA RINCONADA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

La Rinconada Digital te escucha Escríbenos